Archivos para octubre, 2010

Historia americana X es una película de 1998 dirigida por Tony Kaye donde se explica la problemática racial que existe en Estados Unidos. Esta visión se explica a través de las diferentes experiencias que sufre una familia “típica” americana centrándose sobre todo lo que les ocurre a dos hermanos de esta familia, Derek  (protagonizado por Edward Norton) y su hermano menor Danny (Edward Furlong).

Historia americana X nos introduce en el movimiento nazi que, aún hoy en día, permanece en Estados Unidos desde el punto de vista de un joven idealista, Derek, atormentado por la muerte de su padre cuando intentaba apagar un fuego en un barrio poblado mayoritariamente por inmigrantes. Derek  es un joven brillante, con un gran y prometedor futuro y un estudiante ejemplar que después de la muerte de su padre y, en gran parte, debido a la educación xenófoba que su propio padre le inculcaba con frases como “No es una estupidez, es la estupidez dicha por un negro” decide liderar un grupo de neonazis con el objetivo de devolver a Estados Unidos su dignidad y emprende una cruzada personal para liberar de “escoria” su país. Después de varios actos vandálicos como el saqueo de un supermercado regentado por un inmigrante después de un discurso digno de Hitler (por los argumentos y la excelente oratoria) sorprende a dos ladrones de raza negra que le intentar robar el coche a los cuales dispara matando a uno e hiriendo al otro, a quien ejecuta posteriormente abriéndole la cabeza dándole una patada mientras está mordiendo la acera, y es arrestado y condenado a 3 años de cárcel.

Durante los años de encarcelamientos Derek descubre mediante y aprende a base de experiencias, algunas bastantes duras, que todo lo que él creía no es más que retórica barata y que lo único a lo que contribuye este discurso ideológico es a la degradación moral de las personas. Entre estas experiencias que se ven en Historia americana X me gustaría remarcar tres:

  1. La desilusión de Derek cuando descubre que todos los valores que defiende, y por los cuales se ha visto encarcelado, se desmoronan cuando ve que la gente que en teoría tienen sus mismas creencias se relacionan, hacen tratos y se cubren las espaldas mutuamente con pandillas de otras razas, con el colofón final de su violación en las duchas por parte de sus compañeros neo-nazis como represalia por abandonar su banda.
  2. La amistad que entabla Derek con otro preso de raza negra ,Lamont (Guy Torry), quien le hace ver que se pueden compartir gustos, aficiones y que no son tan diferentes con una gran frase: “Cuídate: aquí el negro eres tú, no yo.”
  3. La persistencia del profesor Sweeney quien a base de continuas conversaciones y experiencias personales consigue hacer que Derek pueda reflexionar y pensar sobre las consecuencias de su comportamiento y de las reacciones que éstas tienen en su familia, concretamente en su hermano Danny que está siguiendo sus pasos.

Historia americana X es el título del trabajo que Danny está obligado a hacer para el profesor Sweeney, después de rechazarle uno sobre el Mein Kampf, acerca de su hermano. Un trabajo que juntamente con las conversaciones con Derek también consigue hacer reflexionar a Danny.

El uso de flasdbacks y el banco y negro te ayuda a ir entendiendo los diferentes procesos por los que han pasado los protagonistas y te ayuda a entender como se ha llegado a los extremos en que ocurren los hechos.

El final es espectacular, aunque no desvelaré como finaliza Historia americana X, se trata de un final totalmente inesperado pero que explica muy bien las consecuencias de una semilla que desgraciadamente se ha plantado en muchos países y mentes y que cuando florece solo trae odio, violencia, xenofobia e incomprensión.

Anuncios

Despertares

Publicado: 16 octubre, 2010 en Drama
Etiquetas:, , , , , ,

Despertares es una película de 1990 que narra la historia autobiográfica de un neurólogo que trabaja en una clínica de Estados unidos en el año 1969 y que investiga sobre una enfermedad, la encefalitis, que afectó a multitud de personas durante los años 20 y que se llegó a considerar una plaga. Esta enfermedad hace caer a las pacientes en un profundo estado catatónico, pero antes de ello se presentan síntomas como la apatía, languidez creciente y somnolencia, que lleva, finalmente al letargo.

Como se puede observar se trata de una enfermedad que poco a poco hace mella en los pacientes y que una vez se cae en el estado catatónico la familia se encuentra con un hijo, padre, madre, hermano, marido… vivo pero en estado vegetal, realmente una de las peores maneras de querer ver a un ser querido y una preocupación y que en despertares se refleja muy bien.

Despertares empieza con la incorporación del nuevo doctor Malcom Sayer (Robin Williams), un médico poco convencional que no tiene mucha experiencia en tratamiento con pacientes y que ha destinado su vida a la investigación, concretamente a la investigación con lombrices y que a través de una reacción por parte de una paciente que con un acto reflejo consigue coger sus gafas antes de que caigan al suelo empieza a investigar sobre las consecuencias, causas y posibles tratamientos para esta enfermedad. El nombre de la película, despertares, proviene del milagro que sucede cuando después de muchas investigaciones el doctor Malcom diagnostica un Parkinson extremo y empieza a tratar a los pacientes con L-DOPA, una potente droga que se aplicaba a los pacientes de Parkinson, que consigue que por unos instantes los pacientes se recuperen de su estado.

Despertares no solo es una película que describe los trabajos de este doctor sino de los sentimientos que se despiertan, nunca mejor dicho, cuando cada paciente realiza su despertar (algunos después de 30 años) y descubren poco a poco pequeños detalles que para la gente quizá pasa inadvertido pero que para ellos son todo un acontecimiento, cambios de presidentes, la moda del momento, ¡la fin de la ley seca! Otros sentimientos muy presentes son la de los familiares que por unos días pueden disfrutar de la presencia de sus seres queridos. También es remarcable el miedo que tienen de irse a dormir ya que no tiene claro poder despertar.

En despertares, a parte de la actuación de Robin Williams que realiza una actuación magistral y que le valió para ser nominado a los óscar al mejor actor principal, es muy notable la actuación de Robert de Niro en el papel de Leonard Lowe, primer paciente que recibe el tratamiento y que consigue el primero de todos los despertares.